banner


Islas Canarias

Kanarische InselnYa Hércules había conducido por el peligroso Estrecho de Gibraltar en busca de las manzanas de oro de la inmortalidad de la diosa Athena, porque el jardín de las Hespérides era una de las islas del Océano Atlántico al oeste de África.

Alrededor del 600 antes de Cristo, los fenicios navegaron desde el este hasta el oeste de África. Desde el siglo V antes de Cristo está confirmada la presencia de púnicos y romanos en las Islas Canarias.

En la segunda mitad del siglo XIV se realizó en Gran Canaria sobre el Papa Clemente un episodio curioso en misionar sin violencia. Misioneros trataron de convertir a los locales y devotos comerciantes de Mallorca y probaron a realizar contactos con los nativos. Un ataque de una flota sevillana llevó el experimento al fracaso. Los nativos no pudieron distinguir entre los misioneros y los cazadores de esclavos. Mataron a los inmigrantes y cayeron los misioneros en la abertura del volcán Sima Jinamar, era entonces la tradicional pena de muerte. Los nativos de las Islas Canarias, que ahora suelen denominarse guanches, han mantenido su cultura hasta al siglo XV.

Entonces comenzó el verdadero cristianismo y la conquista del archipiélago por los señores feudales españoles, un momento de la explotación y la caza de esclavos. Las personas huyeron a alguna de las otras islas o incluso a Sevilla. Entonces las islas casi despobladas fueron habitadas de nuevo por esclavos bereberes.

Cristóbal Colón no hubiera podido llevar a cabo su viaje a la India sin el apoyo de los principales puertos marítimos de las Islas Canarias, sin asistencia técnica y logística de las Islas Canarias. En Gran Canaria, se repararon su carabela La Pinta y su viaje comenzó en La Gomera el 6 de Septiembre de 1492. En su segundo viaje al Nuevo Mundo, el escogió El Hierro como punto de partida.

Las rutas comerciales con América estaban justificadas y las Islas Canarias eran interesantes para los piratas. El corso Le Clerc saqueó Santa Cruz de La Palma. El almirante holandés Pieter van der Does, sin embargo, fracasó en sus atracos en Gran Canaria, así como en La Gomera. En Lanzarote se deportaban, por un atraco de piratas argelinos, muchos locales de la Cueva de Los Verdes para venderles como esclavos. Para la protección fue construido entonces el Castillo de San Gabriel en Arrecife.
Los gobernantes de los océanos del mundo, los piratas ingleses, no tenían suerte en las Islas Canarias. Sir Francis Drake fue rechazado dos veces de Las Palmas. El almirante Blake no tuvo éxito en su ataque a Tenerife. El almirante Nelson quería vencer a Santa Cruz de Tenerife con siete grandes buques de guerra y 700 hombres, sin embargo, en su primera y única capitulación, perdió 225 hombres y su brazo derecho.

De los inmigrantes colonos durante la conquista española, sólo unas pocas familias permanecieron en las Islas Canarias. En el año 1600 fueron vendido 500 esclavos en las islas. Eran descendientes de esclavos vendidos a Sevilla, de este modo indígenas, es decir guanches.

El colapsus de los monocultivos, los ataques piratas, las sequías y las erupciones volcánicas llevó a la población de Canarias a la emigración. La emigración a América duró 500 años. Después del final de la Segunda Guerra Mundial emigraron en pocos años 100.000 personas a Venezuela. En las Islas Canarias se cuenta a Venezuela como la octava isla. Muchos de estos emigrantes o sus descendientes ya han regresado.

Hoy en día llegan a Canarias los refugiados de todo África, en particular de Senegal, en condiciones muy difíciles. Entran con pequeños barcos o pateras a las Islas Canarias. En 2006, ascendió el número de estos inmigrantes a más de 30.000. En 2007, mediante el uso de Frontex un nuevo aumento puede prevenirse.